VENENITO

29 jun. 2010

Entonces... admiraba el esplendor de la fatalidad

Gritaré al viento que existes dentro de mí.


Escupiré mi desgracia para no ahogarme en ella.

Arderá mi garganta... por pronunciar fatalidad vivida.

No soy nada (me repito), cada quién sabe su sufrir, pero entonces identificarte en la vida de alguien más se convierte en T-R-A-G-E-D-I-A.

Mi querida desgarrada, aveces se tiene todo y aún no es suficiente. Porque soy tan exigente conmigo misma!!!!!?. Sé que entonces una mujer antes sintió lo mismo que yo, ella pintó, pero yo, sólo me quedo en un rincón mordiéndome las uñas esperando a que el dolor vivido que atormenta mi ser por fin ¡Algún día desaparezca!.

No hay comentarios: