VENENITO

27 ene. 2008

Algo venidero.

Mientras dormia en mi cuna, siempre me imaginè protegida, mientras dormia en mi litera, añoraba tener un amor puro, mientras dormia, nunca me preocupe por nada. Ahora después de muchos años y experiencias vividas, despertè siendo mujer.

El amor vino y toco mi puerta, me hizo mujer. Es que ser mujer no es sòlo tener cuerpo, ser sensible, tierna o cariñosa, se palpan las hormonas, se siente el mundo entre tus piernas, se toman desiciones, se ama con intensidad, se protege al ser amado, se defiende a capa y espada a la familia, se es un gato, se es felino, sin perder la delicadeza de una flor, la esencia de una dama.

Siento, lloro, palpo, rio, huelo, vierto, me sumergo, añoro, sueño, caigo, vuelo, hago, mato, vivo. Formar parte de la vida de alguien, esa persona extraña poco a poco se vuelve alguien tan familiar como yo, es respirar es sentir, es entregar, es perderte, es amor.

Ahora puedo decirte que te amo, nunca estuve màs segura, nunca antes me habia dado tanto miedo, pero es verdad que jamàs disfrutè tanto de tu brazo, te tus labios, de tu lengua, de tu aliento. Que màs puedo expresar cuando sòlo vierto energìa y todas esa energia tiene tu aroma tu esencia, vivo por ti y contigo.

Mi ilusiòn es ahora tener una vida junto a ti, me pronunciaste las palabras màs divinas y esperadas por toda mujer. - Te quieres casar conmigo?-. Nunca imaginè el momento ni el luegar, pero sabia que èse era el momento. Se respondiò con alegria y mucho amor - SI!-. Que felicidad, que orgullo ser tu esposa, tu amada, tu mujer, que puedo perdirle a la vida, sòlo que me lleves donde siempre estès. TE AMO PAUL.

No hay comentarios: