VENENITO

20 nov. 2010

Yo había sonreido. Nada más. Pero la claridad fue en mi y
en lo hondo de mi silencio
El me seguía. Como mi sombra, irreprochable y ligera
En la noche, sollozó un canto
Los indios se alargaban, sinuosos, por las callejas del pueblo
Iban envueltos en sarapes, a la danza, después de beber mezcal
Un arpa y una jarana eran la música y la alegria eran las morenas sonrientes
En el fondo, tras del "Zocalo", brillaba el río. Y se iba como
Los momentos de mi vida
El, me seguia
Yo terminé por llorar, arrinconada en el atrio de la parroquia
amparada por mi rebozo de bolita, que se empapo de lagrimas

No hay comentarios: