VENENITO

18 jul. 2012

PATADAS DE AHOGADO

Al igual que aquel engendro que no deja de llorar, aveces nos acostumbramos a ciertas comodidades. Es verdad; el engendro tuvo el fin de semana en brazos y ahora no deja de llorar..

"Fácil es acostumbrarse a la comodidad y Difícil es desacostumbrarnos" . No hay filosofía que logre explicar cómo es que nos ahogamos en algo tan vanal, teniendo una pinche sillita en compañia del buen "Bernie".

Es así como pude entender que la solución me llega de la nada... Vaya pendejada no?




No hay comentarios: