VENENITO

23 jul. 2012

OJALÁ QUE TE MUERAS


Ojalá que te mueras!!- me dijo un día lleno de rencor... Estás viendo y no ves, me rompiste el corazón. -No. Simplemente es lo que quiero; seguir mi camino pero sin ti- respondí. -Es lo mejor?- me preguntó. Al mismo tiempo su mirada... su mirada me apuñalaba.

Así es como algunos recuerdos llegan de putazo. Quisiera preguntar porque?- la respuesta jamás será franca de ninguno. Recuerdo aquella vez que me rompieron el corazón, pensé que jamás me recuperaría (en efectivo así fue), pero nunca sanarás te conozco tan bien mi querida "alma-hermana".

Pienso en éste momento que yo nunca supe como consolarte, tampoco sé darte el mejor consejo, pero tiernamente puedo asegurarte que :"las personas no cambian, pero estoy segura de que alguien mejor vendrá"(que optimista); quizá aquel NO SERÁ EL QUE QUERAMOS, SI NO SERÁ CON QUIEN DEBAMOS ESTAR.

Pareciera abismal la clave entre el amor-desamor- y la resignación, no mentiré. Sólo existió el amor verdadero cuando nos enamoramos por primera vez; luego vienen los demás que si bien no fueron el más puro y verdadero, son los que nos ayudan a crecer, a sanar Y A CONFIAR.

Confio "ALMA-HERMANA" que seguirás con el corazón roto, pero jamás permitas que la amargura, el despecho maten tu ternura, tu amor, tu calor. En tal circunstancia no sanamos, maduramos, no cambiamos, crecemos, no enloquecemos, compartimos momentos buenos y malos con quien merece estar a nuestro lado; lloramos, reímos, caminamos, convivimos, nos besamos y hacemos el amor. Es cuestión del enfoque con el que se quiera uno dirigir. 



"No trates de decifar las mentiras, no existen"

Mientras tanto está bien MALDECIR, desahogarse, no quedarse con nada. A mi también me rompieron el corazón y qué??? El puto ni se ha de acordar; y sólo sé que fue un 20 de noviembre cuando lo supe.






No hay comentarios: