VENENITO

25 ene. 2012

Mal agradecida

La bondad no cabe en mi  cuerpo; ayer lo comprobé. No siento compasión, pero  si remordimientos de las cosas que si bien detecto, no sé como responder, simplemente actúo como me viene en gana; aveces bien, aveces mal, la moral  no es mi asunto.

No sé valorar a las personas bondadosas, nunca he sido de mucha amistad, y ahorita la verdad tampoco me encuentro en la etapa más magnifica. 
Hoy al levantarme lo hice enojada, la verdad es que suelo hacerle mucho caso a mis sueños; ya que las personas que aparecen en ellos es porque hablaron de mi o se acuerdan mucho de mí. Estoy irritada por los comentarios de una amiga, estoy irritada por la mierda de vida que me tocó a mi, y por más que me hago la fuerte, me enoja que les enoje mi suerte, me confunden con una estúpida mimada, quejumbrosa. Hasta mi pareja un día vino a decirme -hey no te quieras hacer la sufrida!- aquién le importa con una puta madre.  Ahora entiendo que es mejor guardarse algunos comentarios y que se les pudran en lo más profundo de su ser.

Nunca seré bondadosa, ni caritativa, ni buena, ni moral, ni santa, ni aquella salvadora, sólo seré una puta vieja que hará siempre lo posible por estar bien con los que amo y nada más, lo demás a la chingada.




No hay comentarios: