VENENITO

27 mar. 2015

no me lo pidas



Sólo no me pidas que deje de mirarte. Pues hasta tu sombra reconocería.







1 comentario:

Anónimo dijo...

No dejar de mirar es como abandonar un sueño que disfrutas placenteramente