VENENITO

21 mar. 2011

la promesa de los justos


El llanto me doblega; siempre pensé que ante el dolor me vuelvería más fuerte, pero éso no basta para ayudar a mis queridos ángelitos.  Me pregunto,¿qué? o ¿cómo? todos los días, si puedo hacer más que desesperarme y rezar (cosa que aveces me desalienta e intento morderme los labios, arracarme la piel de la desesperanza, no hacer más que imaginar a aquel ser , el cual motiva mis más viles pensamientos).
No tolero la injusticia, lo permisible de las circunstancias que son inaceptables y crueles (aquellas que van matando sentimientos); es tán fácil matar sentimientos y tan difícil conserver cualquier instinto de tolerancia, respeto y amor. No se sabe ser un humano, hasta que se tiene la prueba más grande del mundo "cumplir la promesa de ser un buen hijo, esposo, pareja, hermano, tio, tía, abuela, madre, o padre"- proteger el sentimiento pulcro de tu enseñanza- sabes de lo que hablo?-

La promesa de aplastarte y vengarme; así romperte la puta madre en mis plegarias y pensamientos sin voz, pues éste pensamiento injurioso, lastimoso y culposo, resulta ser ofensivo a cualquier persona razonada y educada; ¿soy tan humana como la desesperación, intangible como el sentimiento, pero efectiva en juicios?- desesperada o no,  ésta vez apelaré al sentimiento de la paciencia, la tolerancia, y la justicia de aquella "promesa de los justos"; respetarte, tolerarte y esperarte en las malditas puertas de los condenados, sentenciados a la espada de la justicia, donde gustoza, orgulloza, complaciente y satisfecha, esperaré nuestro veredicto.... tu la puta muerte y yo la maldita condena del tormento por siempre.....



No hay comentarios: