VENENITO

20 mar. 2017

UN REGALO

La mujer dormía. cansada de un día de trabajo, nunca pensó que ésa noche sería la última. Simplemente te tendió como un bulto y cerró los ojos. Aquellos ojos negros como la noche. Jamás volvería  a ver la luz del sol. En sus adentros soñaba con el día siguiente, pero lo que iba a encontrar sería la  oscuridad eterna. Murió. Sin esperar nada, sin pensar jamás . Todo se convirtió en oscuridad. Todo se terminó. Solamente el espectador rió cuando vio la escena terminada. No esperaba nada. Simplemente dejó que la noche y la eterna oscuridad cayeran sobre aquel bulto femenino. Que el tiempo pudriera su cuerpo. Que la noche la oscureciera por siempre.


Josué Issael Ávila Merino


Posdata: La noche que me contaste que la oscuridad tenía algo más .

No hay comentarios: