VENENITO

17 ago. 2012

"EL CHELAS"

Mamá siempre fue complicada. Siempre lo supe; diablos ¡como la admiraba!... En noches de nostalgia, el recuerdo de sus actitudes son consoladoras. Mamá  era chingona!!!

Mamá tenía ése no se que acompañada del no se cual y terminabas igual de admirado; inteligente y carismática, éso si, era media "chinga quedito", rayando por el "ahi vienes a chingar."... Una de sus tantas frases sabías -" si no estás mamando Ubaldo"- ¡carajo!; ella si que sabía insultar.

Mamá sabía como ganarse a la gente, lo extraño es que muy pocas personas lo lograron con ella. Sus pasos por el mundo resultaron complicados, pero igual su memoria me da para más que una simple nostalgia; mamá era "La Patrona" en el mercado más grande del Distrito Federal .  En el mercado puedes encontrar al verdadero méxico; "lugar de gente trabajadora, luchona, entregada y humilde", es a éste lugar llega todo tipo de personas en busca de un trabajo. No importa el puesto, ni tampoco el horario; el chiste es trabajar pa´mandar un poco de dinerito al estado que los vió nacer, llámense Veracruz, San Luis Potosí, Oaxaca, Tamaulipas lugares por dónde la pobreza es extrema y el hambre no conoce dignidad. 

¿Qué puedes esperar de ellos? Ni siquiera puedo mencionarlo, te pueden llegar a sorprender el sin fin de respuestas. Pobremente, humildemente y servicialemente fue como llego "El Chelas"; éste hombre de tez morena, pequeño en estatura pero de gran corazón, hacia todo tipo de trabajo, desde cargar cajas, hasta ir por los refrescos. La sorpresa fue encontrar en el Chelas a alguien de confiar, convirtiendose así en los ojos y oidos de mamá. El único defecto del señor  siempre fue la bebida ( de ahí su apodo). Nunca estaba en su juicio, o mejor dicho su juicio era estar alcoholizado. Su historia fue trizte,  fue un niño abandonado, sin un techo al cual llamar hogar, vivir en pobreza extrema y sin algún tipo de educación; era de sorprender que su único defecto fuera "el tomar" pá olvidar... Mamá era dura, pero bondadoza, mamá siempre fue  la palabra consoladora... Es así como "El chelas" vivió, como un nómada que al final dejo huella, no por su trabajo o por una vida de sufrimiento; si no porque vivió como se le dió su  chingada gana (palabras más palabras menos).  

"El Chelas" quizá tenía familia, éso nunca lo sabré. Murió, en el negocio familiar, sentado en su instrumento de trabajo; aquella carretilla, que le daba pa´comer, pá beber y que siempre le ofreció un lugar para dormir...Así fue que nadie se percató de su partida, simplemente dejó de latir su corazón, justamente una semana después de que "La Patrona" también lo hiciera.

Cuando me enteré de su muerte inmediatamente pensé  "La Patrona" no se fué sóla, pues se llevo a su fiel trabajador "El Chelas".

P.D. - Es digno de recordar a quienes "en algún tiempo y espacio" comparte el mismo camino, con el único objetivo de convivir y caminar acompañados... por más miserable que sea la vida que nos haya tocado vivir (por elección o simple convicción; porque al final de cuentas no somos nadie).


No hay comentarios: