VENENITO

2 dic. 2010

ALGUNOS DÍAS.

Hay días que no se me antoja levantarme, quizá porque la cama es una de las comodidades que no cuestan.
Aveces me gusta pensar que aún me encuentro en la pequeña litera, a mi costado está mi hermana jalándome el cabello. Tener que levantarme a la escuela interrogándome una y otra vez, si dejé el uniforme planchado, o cómo me recogeré el cabello?; me gusta traerlo de "colita de caballo", con aquél moñito blanco que me encanta. Igual y la maestra de español se vea menos "petacona" el dia de hoy y mínimo me mire aquél niño que me encanta,aunque, como quisiera que me dejaran de fastidiar toda la bolita de niños. Entonces lo mejor de mi día será que al salir de casa, mi vecinito me mire.
Cuando despierto, no estoy  en mi litera, tampoco están mis papás y quien comparte mi cama es mi mejor amigo, mi complice, mi amante, no voy a ir a la escuela, se me olvidaba que el uniforme nunca convinó con mi personalidad, o quizá si y nunca lo supe; me levanto, para ir a trabajar rogándole a Dios no me pase nada y regrese con bien a mi casa.
Hoy amanecí con la nostalgia de mi litera, y aquel chipotudo, viejo, negro, colchón aquién le conté todos mis secretos.
Extraño escuchar : Levántate Huevona, para ir  a la escuela!! Ahora me doy cuenta que siempre me gustó la mala vida... te extraño mamá.

No hay comentarios: