VENENITO

7 sept. 2016

Qué preciado es el dolor que provoca la sal que con nuestras propias manos le echamos a la herida.



Posdata: Gracias por las palabras mi querida Julieta.

No hay comentarios: