VENENITO

9 feb. 2015

 La enfermedad tomó  mi cuerpo. 



Y es que sólo fue porque dejé que a tristeza invadiera mis emociones.



¡He permitido "sentirme fea, no querida"!




Así son algunas noches; sabes que la luna existe en el cielo estrellado, cuando llegan los días nublados, entiendes que por mucho que te esfuerces, ella no aparecerá, porque ni al mismo cielo le pertenece.



No hay comentarios: