VENENITO

26 nov. 2014

MI FUNERAL

-Me siento màs Teniza que Lòpez- pensé mientras la entrada al funeral de la Sra. Guzmán estaba en su máximo esplendor.  A éstas alturas un no sé qué, pero un bla, bla, bla inundó mis miles de pensamientos filantrópicos que me vinieron como golpes en el corazón. 

Respeto, respeto, respeto... ¿Què carajos sucede en un funeral? Hay quienes sólo vienen a tragar, otros a criticar la situación de la familia, otros tantos vienen a dar el último adiós (al menos de forma física al cuerpo); aunque el tema no sea de despedidas, si quiero resaltar el hecho de que duele la muerte de diferente forma. A éstos les dolió el hecho de que partiera la  matriarca de una familia numerosa y de hecho, era la última de un legado tradicionalista, entrañable y maternal. -Yo estoy acostumbrado a los funerales de tradición, con mariachi, tequila, tamales, café y muchas flores- exclamó Paul. ¿Será esta la forma de despedirse de alguien? La familia cuenta con los recursos para despedir a su ser querido con tanta "pompa"- ¿pero los que no?-

Así que pensé en el día que mamá murió y cuando mi primo dijo que el funeral parecía de chiste, con las señoras comadronas resando y fingiendo su dolor (creo que a él no le dolió, supongo). O quizá el chiste sea pensar que no pasará (pensamos que todo mundo es eterno, especialmente nuestros padres) con ello el dolor ajeno nos vale madre (y sì eh).  Ora si, estoy dando muchos rodeos. Disfruté de los tamales crudos (que me supieron a gloria), del té  amargo casi frío, del bolillo y la mùsica divinamente  adornando todo. Yo, junto a mi querido Paul; por los siglos de los siglos.  Asì pues,  admirè con tanta divinidad las siete coronas de flores que le habìan llevado a la Sra. Guzman.

El resultado fue imaginar en cómo quiero mi funeral:

1.- Quiero en primer lugar, que la caja estè cerrada y los que quieran verme, simplemente lo pidan; alguien les abrirà el feretro (asì tendrè la seguridad que se quitaran la puta pena, mìnimo )

2.- Quiero el cabello suelto y estar maquillada; quiero verme bonita.

3.- Que si nadie lleva flores, al menos que alguien me llegue con mi flor favorita por favor. ¡Girasoles! Quiero Girasoles P U T O S.

4.- Y a mi amado Esposo LE PIDO, compre una CORONA de Girasoles que digan :  A MI AMADA VENENITO (aunque quizà para èse entonces, ya estemos divorciados,  sea la última atención que tenga para mi, por los años de amistad, por los años de olernos los pedos y porque siempre supo todo de mi).

5.- Por último a mis familiares, amigos (los verdaderos) y mis hermanos, no les pediré mariachis, tampoco que repartan tequila, ni mucho menos pedirè que asistan fervientemente  a  mi funeral, sólo pido que me tengan  en una oración y me recuerden . Que después de todo, uno sabe que anduvo por el camino correcto si al menos una persona  te recuerda  tal y como eras.


El funeral de la Sra. Guzmàn, tan majestuoso, tan càlido y lleno de fiesta. Al final nunca tendrè el gusto de conocerla, tampoco tuve las tetas para verla hasta el  ataúd. Disfruté el hecho de que se fuera  como dios manda: a una edad adulta, con fanfarrias por todo lo vivido y sobre todo, que su muerte es algo que transcendió, al menos por este medio. G R A C I A S.

No hay comentarios: