VENENITO

29 may. 2014

La suerte

Me gusta el olor de mi hijo, su calor , la sonrisa tan tierna al hacer una travesura. Es en éste momento cuando al abrazarlo, mi corazón se sintió tan dichoso, tan feliz, tan...tan pleno. ¿Han sentido ésa sensación? Yo no, hasta ayer, mientras lo abrazaba fuertemente y mis ojos se llenaron de lágrimas, porque al final, mis decisiones (como fueran) me trajeron a éste momento. Agradecí a Dios como hace mucho no lo hacia. 


Posdata: La plenitud. Entonces sentirte bendecida; a éso llamé, mi felicidad




                                                 

No hay comentarios: