VENENITO

26 ene. 2014

Realmente se quiere.

Se aprende todos los días. El plan era salir, distraernos de lo cotidiano, terminé en una sala de cine viendo una película con varios matices. El final fue de lo mejor, quizá porque pocas veces el espectador termina sintiéndose  parte de. 

"Véndeme ésta pluma".


No hay comentarios: